Qué sin la Mole?

Este ejercicio me recuerda a La Mole, una pintura participativa. La primordial idea era observar como cambiaba estéticamente dependiendo de la comunidad donde la jugaba. Lo cual pasaba muy radicalmente entre barrios de Ciudad México. Muy prendida también
La última vez que la jugué fue en el tianguis del Salado en Santa Martha Acatítla. Aquella ocasión experimentaba con la dinámicas sociales durante la intervención dados, pistolas, cartas y cotorreo. y Aunque llevo años sin jugarla, recuerdo era muy divertida. Y Siempre fue un desmadre moverla. Es muy grande y de madera.
Espero pronto tener tiempo y una camioneta para jugarla .

Esto no es la Mole, pero ciertamente cercanas

Jueguen el ejercicio con esta rola y de este gran disco .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.